Casas con memorias: ¿cuál nuestra relación con ellas?

Casas con memorias: ¿cuál nuestra relación con ellas?

Por WBK Comunicação

Según Le Corbusier, renombrado arquitecto del siglo XX, “la casa es una máquina de vivir”. Pero, además de una máquina funcional, lo que hace el abrigo transformarse en un hogar son las memorias construidas allí, o mostradas en el local a partir de otras vivencias.

Sin dudas, cuando nuestra casa tiene marcas de lo que hay en nuestro corazón, ella se torna mucho más que una construcción habitacional, pero sí el local que trae sentimientos de pertenencia, comodidad y reposo.

Por eso, el modo de encarar, proyectar, decorar y organizar la casa dice mucho sobre la sensibilidad de quien lo hace, mostrando que la arquitectura tiene un papel fundamental en este proceso de lectura y materialización. Más de que el sentimiento de quien proyecta necesita estar presente en el local el sentimiento de quien allí va a vivir y aprovechar del espacio.

Vale la pena tener cuidado en el momento de personalizar un hogar, sin transformarlo en un local que más parece un acervo formal de memorias y experiencias. ¡Confiera

¿Qué hacer con las memorias?

Ni toda casa transmite una historia y las memorias de quien vive en ella. Las construcciones antiguas traen a la vista las historias de sus tantos habitantes, que muchas veces se tornan una memoria cultural y local. Pero, y los nuevos hogares, ¿cómo se comportan si no cargan una historia?

Edificaciones históricas, traen por si solo elementos sensoriales muy expresivos. En este caso, muchas memorias pueden ser apreciadas por visitantes, así como otras deben ser construidas a partir de sus propias experiencias y vivencia en el ambiente.

Pero ¿y las memorias de los actuales familiares? Cada familia tiene sus hábitos, algunas hacen cuestión de ser transmitidos de generación en generación a través de objetos de decoración e ítems con valor simbólico, que pueden ser macetas, cuadros, fotos y libros, o aún hábitos que acaban por reflejar en la configuración espacial de la residencia.

Y hay que lidiar con esos ítems con mucho cariño, elementos de valor afectivo, cuando enaltecidos, pueden ser usados para traer personalidad e historia, sea cual fuera el estilo de un ambiente.

Vale resaltar que, tan importante cuanto las memorias heredadas, son las memorias personales, construidas a lo largo del tiempo, que pueden estar reflejadas en los ambientes de la casa. Pero es importante siempre cuestionar el usuario final del espacio, pues es muy diferente armar una casa para uso personal y familiar o para alquiler, por ejemplo.

Una prueba de esto es el “home staging” que tiene el objetivo de mejorar las casas y “despersonificar”, antes de vender o alquilar.

Arte en forma de memoria

La vida respira y transpira arte. Hay quien diga que no aprecia, pero, en verdad, solo no percibió aún lo cuanto esa forma de expresión está presente en nuestras rutinas.

El arte también tiene su papel esencial en la composición de un ambiente, sea a través de cuadros, lienzos, paredes, esculturas, fotografías, o mismo un buen proyecto que prevé la ventana enmarcada un lindo paisaje, la forma como la danza de la vida acontece en la rutina de la casa, todas las expresiones de arte están incorporadas al hogar.

Vale la pena hasta amarrarse a los modismos y tendencias, cuando se trata de personalidades dinámicas que le gustan cambios, de ambientes que permiten flexibilidad y asumen nuevas funciones temporarias.

Cada uno tiene su modo de usar el arte en favor del bien estar, sea Romero Britto o Vincent van Gogh, sea original o hecho por sí mismo, una tía o abuelo. ¡Arte es arte! Es vida, es emoción instantánea transmitida por elementos, como el clic de una foto portarretratos, la risa suelta, es vida leve.

Artes que traen buenos recuerdos, sensaciones o pensamientos, pueden ser grandes aliadas en una casa para reflejar la personalidad del dueño. La singularidad traída por esos objetos puede tornar el ambiente único y original.

Muchos arquitectos, al trabajar en proyectos de reforma y mejorías, deciden mantener ítems como las texturas de las paredes o revestimientos coloreados, antes escogidos por los abuelos, por ejemplo, preservando memorias familiares importantes.

Crear una habitación de memorias o esparcir objetos en puntos específicos de la casa es siempre una buena manera de llevar el arte para la vida. Vale la pena siempre preguntar al cliente. La construcción del verdadero hogar está basada en el significado y en la historia de la escoja de cada objeto e ítem de decoración. O por lo menos algunos de ellos.

Cada habitación de una casa tiene su propia historia y autenticidad, reflejando la personalidad dos sus habitantes. Cuando personalizada por la familia, la casa pasa a tener su propia alma, además de ser una extensión saludable de la vida de sus habitantes.

Memorias olfativas

¿Usted tiene alguna memoria olfativa? ¡El olor del café, arena mojada, la madera del suelo, esas memorias también existen y deben hacer parte de la construcción y proyecto de un hogar!

La casa puede tener una fragancia que hace parte de la historia de quien allí vive. Caso el uso de los materiales específicos no sean viables, un buen paisajismo, floración en las diferentes épocas del año, macetas de planta como lavanda, romero, albahaca en casa, velas aromáticas, inciensos y difusores pueden ser grandes aliados.

Además de sensaciones nostálgicas, la aromatización también puede ser terapéutica y relajante, trayendo aún más beneficios durante su proceso de construcción del hogar.

Por fin, abrimos aquí una reflexión sobre el vivir de verdad y de cómo este asunto debe ser llevado en cuenta en los proyectos arquitectónicos para que los mismos tengan más personalidad, alma, vida y memoria.

La casa es un reflejo del alma

¿Ya paró para pensar que el modo como la casa es organizada, así como la disposición de los objetos, refleja la etapa de la vida que estamos pasando? De hecho, etapas turbulentas y confusas tienden a presentar un hogar confuso, donde nada parece encajarse. Por eso, una buena manera de superar una etapa difícil es iniciando el arreglo de la casa.

Los colores son coadyuvantes en esa escena. Un ambiente donde la paleta de colores enriquece y consigue transmitir o conducir una emoción, hace con que ese local deje de ser solamente paredes, suelo y techo decorado, pasa a tener alma.

¿Ambiente con personalidad propia? ¿Qué diríamos de un baño que puede respirar y hablar tan bien cuanto una explicación sobre lo que allí fue aplicado? ¡Genial! Los colores tienen el poder de comunicar muchas cosas y pueden ser herramientas que llevan más allá, para crear conversas y explicaciones de ambientes con alma. Sea ella única o espejada en el cliente o en una memoria. ¿Ya paró para mirar para su casa? ¿Cómo están sus escojas?

La Colección Boreal Eliane, en armonía con el pasado, recuerda la primera azulejaría en el tradicional formato 15×15 en que conmemoró los 60 años de la marca en 2020.

Estampas inspiradas en las décadas pasadas ganaron relectura y nuevo frescor, manteniendo la simbología ahora repleta de modernidad y jovialidad. Es la esencia presente en nuevos trazos y grafismos, llenos de afecto e historia. La paleta prioriza la suavidad en los colores blanco, azul, rosado, verde y amarillo. La tonalidad pastel transita entre géneros proporcionando neutralidad y belleza en piezas delicadas y llenas de nuevos sentimientos.

Colección Yellow Austral Boreal

¡Acompañe Connectarch y esté por dentro de contenidos exclusivos!

Copyright © 2021 | Todos los derechos reservados a Connectarch | By Neurodigital